Huir de los estereotipos irreales y establecerse objetivos a largo plazo, que trasciendan mucho más allá del físico. «Te animo a cuidarte por SALUD», dice Inma Bas, @Inmabas, en su biografía.

Inma Bas cocinando

«Me declaro culpable. Culpable de haber perdido días, semanas y meses de mi vida buscando imperfecciones en mí y en mi entorno de las que compadecerme. De sentir que no tengo ni soy tanto como el de al lado. De querer cambiar pero excusarme en mi personalidad. Hasta que cogí el toro por los cueros y dije ‘hasta aquí'».

Inma Bass

P: ¿Cómo podemos empezar a tener una relación más sana con la comida y el deporte? Para evitar frustrarnos si un día no nos apetece hacer ejercicio o si no conseguimos x tipo de cuerpo…

I: Para mí la forma más efectiva de tener una buena relación con la alimentación saludable y el deporte es enfocarlo siempre un objetivo de salud y no un objetivo físico. Sobre todo porque el objetivo físico lleva más a la comparación y a la frustración. Sin embargo si lo que queremos es cultivar nuestra salud a largo plazo, mejorar los hábitos en el deporte y la alimentación se hace mucho más llevadero.

P: Relacionado con la pregunta anterior, ¿cómo identificar una mala relación con la comida? 

I: Podemos identificar que tenemos un problema cuando empieza afectarnos en nuestra vida cotidiana. Por ejemplo, empezar a tener miedo a quedar a comer con gente, comer ciertos alimentos, restringir otros grupos como por ejemplo los carbohidratos por temor a engordar… 

P: ¿Tenemos, en general, una cultura tóxica en cuanto al “fitness”?

I: Creo que todo llevado al extremo resultará tóxico. Se puede entender el Fitness como una motivación para cultivar tu salud interior y exterior, me refiero a la calidad muscular que tan importante es para nuestra estructura ósea. Pero en cuanto se entiende Fitness como una obsesión por constante entrenamiento, restricción de alimentos y miedos a porcentajes de grasas etc. sí es tóxico.

P: ¿Es el peso un indicador de salud? ¿Por qué la sociedad lo suele considerar así?

I: Por supuesto en este tema hay dos extremos: un peso demasiado alto o demasiado bajo puede ser un indicador de ausencia de salud. Sin embargo, en términos generales, el peso no es un indicador de salud. Una persona con la misma altura y 10 kilos de diferencia puede estar igual de sana que la otra. En cambio, en la sociedad es una idea extendida y se puede opinar así por desinformación.

P: -¿Qué opinas sobre la famosa “operación bikini”? ¿Es esta otra de las presiones que nos ponemos y que hace que tengamos mala relación con la comida?

I: La “operación bikini” es una motivación solamente física, donde la importancia de la salud brilla por su ausencia y, además, se trata de un periodo de tiempo muy corto. En ese proceso puedes llegar a lograr tu objetivo pero normalmente volverás a tu estado anterior porque dejas de ejercitarte o comer saludable al instante que has llegado a esa fecha que te has puesto.

P: ¿Crees que el hábito de comparar nuestro cuerpo con el de otras personas es algo que se puede llegar a corregir en su totalidad? ¿O simplemente puedes gestionar cómo te afecta aunque no llegue a desaparecer? 

I: Realizar comparaciones de nuestro cuerpo con otras personas creo que por instinto de supervivencia vamos a tender a realizarlo en muchas ocasiones. En cambio, es importante identificar esa conducta para intentar mitigarla al máximo.

P: ¿Qué opinas de que en las redes sociales estén surgiendo cuentas que den asesoramiento o tips sobre nutrición sin haber profesionales formados detrás?

I: Creo que si los tips nacen de la desinformación es muy peligroso. En mi caso particular yo que no soy nutricionista solamente intento motivar a la gente a buscar las ganas de cuidarse y a buscar a profesionales que les ayuden en ese camino. Cuando personas que no tienen los estudios y conocimientos necesarios comienzan hacerse pasar por esos profesionales entramos en un verdadero problema.

P: ¿Crees que comentamos y opinamos sobre el físico del resto con demasiada facilidad? ¿Qué piensas de decirle a alguien “que bien te ves así de delgada”? ¿Puede ser esto perjudicial aunque las intenciones sean buenas?

I: De nuevo, la desinformación o la falta de consideración ante esa situación concreta es un problema. Al igual que entendemos que es de mala educación decir a una persona que ha cogido unos kilos de más, deberíamos entender que de igual manera lo es decirle a otra que los ha perdido. Deberíamos opinar “qué guapa te ves” pero sin mencionar si has perdido o cogido kilos porque no sabemos qué ocurre en la vida de esa persona o qué conducta le ha podido llevar a perderlos, quizás ha podido ser una enfermedad física o mental.

P: Hay una tendencia novedosa donde muchas influencers están subiendo fotos para demostrar que un cuerpo puede cambiar mucho dependiendo del ángulo, de la iluminación, la foto… ¿Qué opinas de este movimiento bodypositive?

I: El usuario que visita a la red social debe tener en cuenta que lo que se muestra siempre es una mínima parte de la vida real, normalmente la persona que busca una foto que publicar escogerá la que mejor se siente y desechará otras 10 en las que no se ve como le gustaría. Me parece importante quizás que la persona con influencia lo recuerde de vez en cuando si lo cree conveniente a sus seguidores.

P: Nuestro cuerpo generalmente es el mismo día tras día, sin embargo, no nos vemos igual todas las mañanas frente al espejo. Esto puede ser debido a nuestro estado de ánimo o a nuestras circunstancias personales, pero ¿realmente pueden haber cambiado aspectos de nuestro cuerpo en tan poco tiempo? ¿O es todo causa de nuestra situación anímica? 

I: Por supuesto nuestra situación anémica puede cambiar de un día para otro o de un momento para otro la forma de vernos incluso la forma en la que no sentimos con nosotras mismas nuestra confianza con respecto a un examen, a un trabajo….

P: Las redes sociales, especialmente Instagram, se usan a menudo para subir la autoestima. Por ejemplo, una chica sube una foto y sus amigos la alaban con comentarios y me gustas, ¿crees que es una buena forma de conseguirla? ¿Puede esto llegar a convertirse en una manera tóxica de buscar atención y crear cierta dependencia en los usuarios? 

I: Si una persona siente que es lo que comparte en redes sociales solo tiene el fin de subir su propia autoestima debería buscar un asesoramiento psicológico que le ayude a poder trabajar esa autoestima desde una misma sin necesidad de recurrir a los demás ya sean conocidos o una red social.

P: En definitiva, en relación con las anteriores preguntas; ¿puede Instagram afectar a la percepción del cuerpo de los usuarios?

I: Vivimos una sociedad en la que la redes sociales están muy presentes y como enfatiza en otra de las preguntas el propio usuario es el que debe saber que no debe cruzar la línea fina entre la inspiración en otras personas lugares o casas y la obsesión.