«Ámate siempre» y «Si no te quieres tú, nadie te va a querer». Frases genéricas propias de las tazas de Mr. Wonderful que nos persiguen día a día. Somos los jóvenes los que más nos preocupamos por nuestra salud mental, somos conscientes de que tenemos que cuidarnos, tanto por dentro como por fuera. Y, sin embargo, seguimos sin conseguir encontrar las dos A más importantes del abecedario : Autoestima y Amor propio. ¿Por qué nos queremos tan poco y tan mal?

Autoestima (de auto- y estima)

1. f. Valoración generalmente positiva de sí mismo

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA

Para Marta Soro, psicóloga sanitaria y forense, la sobreexposición a información e imágenes en redes sociales contribuye a disminuir nuestra autoestima. La comparación es un círculo vicioso del que cuesta salir, y es aún más difícil cuando tienes todo Internet al alcance de un solo click. «Con la comparación se refuerza nuestra inseguridad, ya que sentimos que no podemos ser igual que esas chicas o chicos que vemos en Instagram», expresa Marta. «Esto ocurre por la necesidad que tenemos de coincidir con el «yo ideal» que cada uno de nosotros crea basado en expectativas, cánones de belleza e ideales».

Pregunta: ¿De qué forma influyen los cánones de belleza actuales?

Marta: Influyen creando una necesidad de acercarnos a ellos, tendemos a pensar que si no los cumplimos no seremos felices por completo o no conseguiremos a ese chico o chica que nos gusta. Esto puede derivar en conductas obsesivas en relación a nuestro cuerpo, que terminan por condicionar nuestros hábitos y nuestro estilo de vida.

Aunque complicado, para Marta la clave está en comprender que «no siempre podemos ser los mejores en todo y que un físico no nos define como personas». Hay que huir de esa búsqueda del «yo ideal» y entender que debemos crear una individualidad que nos haga sentir valiosos. Una teoría que cuesta llevar a la práctica.

P: ¿Qué podemos hacer para conseguir esto en la realidad?

M: El primer consejo que daría es conócete. ¿Conoces realmente tus fortalezas y debilidades? ¿Y tus metas y aspiraciones? ¿Tus miedos e inseguridades? Una vez te conozcas realmente y sepas lo que vales, aceptándote como ser individual y único que es valioso por lo que es y por lo que transmite y no por ser perfecto, cuídate, date valor a ti mismo haciéndotelo saber día a día. Porque cuando te conoces, te entiendes y te cuidas, indudablemente empiezas a quererte. Si tuviera que resumir los aspectos clave para fomentar la autoestima serían: conócete, genera una imagen realista de ti mismo, acepta quien eres con tus virtudes y defectos, date importancia, cuídate, refuerza tus capacidades día a día y trabaja aquello que te disguste o no te haga sentir cómodo.  Acude a un profesional para que te acompañe y guie en el camino y no olvides sentirte valioso porque, aunque en ocasiones no puedas verlo, realmente lo eres.

«Genera una imagen REALISTA de ti mismo, con tus virtudes y tus defectos. ¿Conoces realmente tus fortalezas, tus debilidades, tus metas, tus aspiraciones y tus miedos? Conócete primero»

Sin embargo, esta constante búsqueda de aceptación propia puede llevar también a la frustración. ¿Debemos querernos y sentirnos bien siempre para tener una autoestima saludable?

P: ¿Puede existir un concepto tóxico de autoestima?

M: Enfocar la autoestima desde el positivismo constante es un error. Habrá momentos en los que sintamos que no nos queremos y que no estamos felices y eso no significa que tu autoestima no esté trabajada, sino que en ese momento concreto te sientes así y está bien. Lo importante es identificar que te hace sentirte así en ese momento. Una buena autoestima supone ser consciente de que en algunos momentos vamos a sentirnos mal, pero que eso no significa que lo que pensemos sobre nosotros mismos en ese momento de enfado, tristeza o dolor sea cierto. Es lo que llamamos saber identificar entre pensamientos racionales e irracionales. Cuando nuestros pensamientos provienen de una emoción muy intensa y dolorosa conllevan irracionalidad. Por ejemplo, cuando suspendo un examen me enfado muchísimo y desde mi emoción dolorosa me digo: “No valgo para nada”. Sin embargo, eso es absolutamente falso.

«Una buena autoestima es saber que no siempre podemos sentirnos bien»

-MARTA SORO

«Tu mejor proyecto eres tú mismo», pero tú mismo sano, aceptando tus virtudes y defectos, desarrollándote a nivel personal, sin esperar que eso conlleve convertirse en alguien perfecto que todo lo puede.

P: ¿Esta constante autoexigencia de no estar “queriéndonos lo suficiente” puede ser negativa también?

M: No es malo exigirse ni ser ambicioso, lo que ocurre es que cuando vivimos enfrascados en la autoexigencia, corremos el riesgo de mantenernos constantemente en la esfera de “quien quiero ser” y no en la de “quien soy realmente”. Debemos aceptar que nadie es perfecto, y que algunas cosas nos saldrán bien y otras mal y que eso no nos hace peores, fracasados, ni incapaces sino personas.

P: Por otro lado, encontramos la frase de «yo soy así y no puedo cambiarlo». ¿El hecho de tener autoestima y aceptarse está reñido con el querer cambiar aspectos de nosotros mismos?

M: La tarea de aceptarse y quererse a uno mismo se realiza siempre desde una visión realista y objetiva, en la que el fin último es conocerse con sus virtudes y defectos. Dentro de esos defectos, siempre existirán algunos modificables, por tanto, la finalidad nunca es justificar nuestros actos basándonos en el: “es que yo soy así”, ya que nadie está condenado a ser siempre de una forma concreta, de hecho, depende de las circunstancias que nos muevan podemos ser de muchas formas distintas a la vez, es decir, no somos seres estáticos, somos seres capaces de avanzar, crecer y mejorar. No justifiquemos nuestros actos limitándonos a nosotros mismos.

«No somos seres estáticos, sino que podemos avanzar, crecer y mejorar. Nadie está condenado a ser siempre de una forma concreta, por lo que siempre podemos modificar nuestros defectos».

«Ámate siempre» y «Si no te quieres tú, nadie te va a querer». Estas frases de Mr. Wonderful no siempre van a ser positivas, sino que pueden lograr justo el objetivo contrario. Para Marta, lo único que hay de cierto es que «si tú no te quieres bien a ti mismo nadie tiene que hacerlo por ti”. Tú eres dueño de tu propia vida y debes quererte por ti mismo y ponerte en primer lugar. Es importante darse cuenta de que debemos dejar de buscar en una pareja ese amor, y felicidad, que debemos encontrar primero en nosotros mismos, para después poder compartirlo con los demás de forma sana y recíproca. Sin embargo, no siempre estaremos felices y no tiene que por qué ser una falta de autoestima.