¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase? Infinidad de conversaciones donde se habla sobre la comida que se sirve en los comedores escolares viene con una idea clara: la comida del cole es horrible. Pero, ¿esa idea es real o simplemente un mito que seguimos y no nos paramos a analizar? 


  • Primero: Crema de verduras «puaj, ¡qué asco!, quieren que coma algo verde»
  • Segundo: Macarrones con tomate y carne picada «no me gustan los macarrones alargados»
  • Postre: Pera «¿más verde? Quita, quita, a mí que me den unas natillas, como en casa»

Puede ser que, a simple vista, no sea el menú más atractivo pero, si miramos en los macros tiene todo lo necesarios que se recomiendan para seguir una dieta variada y nutritiva. Ahora bien, ¿qué opina sobre este mito una empresa que se dedica a proporcionar la comida que comen los niños en el comedor? 

Serunion es una empresa de restauración colectiva que ofrece la más completa e innovadora experiencia gastronómica del sector. Englobando desde las edades más tempranas hasta la tercera edad, hoy viene a clarificar ideas sobre nutrición y desmitificar esas otras que no corresponden al sector.

Pregunta: ¿Qué es exactamente Serunion?

Respuesta: Serunion es la compañía líder en el sector de la restauración de colectivos en España. Tras más de 30 años en el sector, la compañía ofrece un servicio cercano y personalizado gracias a su red formada por 19 oficinas, 7 delegaciones de vending y 15 cocinas centrales repartidas por toda España. Hoy está presente en todos los segmentos de actividad a través de sus diferentes divisiones: Serunion Educa (centros educativos); Serunion Business&Industry (empresas e instituciones); Serunion Salud (centros hospitalarios públicos y privados); Serunion Vitae (residencias y centros de día); Serunion Vending (distribución automática de alimentación) y Singularis (cocina de autor). En la actualidad, Serunion sirve cerca de 500.000 menús al día y opera en 3.050 centros de restauración.

P: ¿Qué métodos utilizáis para la realización de los menús?, ¿En qué se basa vuestra dieta?

R: Los menús que  ofrecemos a los infantes, a través de nuestros comedores, intenta promover un consumo frecuente de frutas, verduras, todo tipo de pescado y legumbres, para que acostumbren su paladar a comer de todo y lleguen a incluir estos productos en su dieta habitual desde bien pequeños.

P: ¿Cómo tratáis de fomentar una alimentación saludable dentro de una gastronomía tan reducida como un comedor escolar?

R: Todos los menús servidos por Serunión son revisados por nuestro Departamento de Nutrición en base a las recomendaciones nutricionales propias de cada comunidad autónoma, el Documento de Consenso sobre alimentación en centros educativos y a procedimientos internos.

Estas revisiones garantizan un equilibrio nutricional en base a unas frecuencias de consumo por grupos de alimentos. Dentro de cada grupo de alimentos variamos entre las distintas recetas que pueden existir, por lo que la variedad es muy amplia.

Además, en cada menú, fomentamos la gastronomía local y los platos tradicionales. 

Así mismo, trabajamos continuamente por seguir aumentando y diseñando nuevas recetas. Prueba de ello es nuestro proyecto Real Fish, un programa formativo dirigido a cocineros y liderado por Sergio Fernández y nuestro departamento de Excelencia Operacional, cuya finalidad, en este caso, es perfeccionar la elaboración del pescado teniendo como resultado recetas novedosas con aspecto apetecible para que los niños disfruten de este alimento y aprendan a comerlo de formas diferentes.

@lifeder

P: ¿Concedéis los menús cerrados para los colegios o sois vosotros los que os adaptáis a sus exigencias?, ¿Ofrecéis opciones vegetarianas o veganas?

R: Nosotros diseñamos plantillas de menú por grupos de alimentos que garanticen el equilibrio nutricional. Dentro de esos grupos de alimentos, cada colegio puede elegir sus recetas y así personalizar su menú pero sin alterar el correcto aporte nutricional.

P: Según la época del año, ¿variáis las recetas, o siempre seguís la misma línea?

R: Habitualmente trabajamos con 2 temporadas de menú: otoño-invierno y primavera-verano. En cada temporada se adaptan las recetas utilizando platos propios de cada época (fríos o calientes) y optando también por las frutas y verduras propias de cada temporada

P: ¿Qué pensáis de los mitos que se crean sobre los alimentos servidos en los comedores escolares?, ¿Creéis que los estáis llegando a romper en la actualidad?

R: Los menús servidos en los comedores escolares son menús que pasan estrictos controles tanto a nivel nutricional como a nivel de seguridad alimentaria. Estos controles los realizan tanto personal interno de Serunion como la autoridad sanitaria competente propia de cada comunidad autónoma.

Por lo tanto, son menús totalmente seguros y nutritivos y que están fuera de cualquier mito que pueda existir.

.

Los niños escuchan cómo hablas sobre la comida, sobre tu cuerpo y el cuerpo de otros. Es hora de que cambiemos nuestra forma de hablar y empecemos a romper ese ciclo de la dieta.

@elcuerpoquesomos

P: Siguiendo vuestros consejos, ¿qué es lo esencial para una dieta equilibrada y sana?

R: Para que nuestro cuerpo pueda funcionar correctamente y pueda desempeñar todas las funciones, es necesario que le aportemos todos los nutrientes diferentes que existen y la única forma de poder conseguir todos estos nutrientes es llevar una alimentación variada, es decir, comer de todo. 

Dentro de una alimentación variada también es importante que sea equilibrada y que aquellos alimentos que nos aporten nutrientes más saludables estén presentes de forma diaria en nuestra dieta y, aquellos que aportan nutrientes menos saludables, sean de consumo ocasional.

Por lo tanto, podríamos decir que lo esencial para una dieta equilibrada y sana, debe ser la variedad y la frecuencia de consumo adecuada de los distintos alimentos

P: ¿Pensáis que los infantes crean tanta manía a la comida servida en el colegio porque en sus casas no siguen la misma línea de «comida saludable”?

R: Pueden ser muchas las causas por las cuales los niños y niñas pueden rechazar ciertos platos: los gustos van cambiando a lo largo de su crecimiento, son alimentos que no están acostumbrados a comer en sus casas, razones sociales, culturales… etc.

Pero lo que está claro es que el comedor escolar no es sólo un espacio donde consumir alimentos, sino que es un espacio donde los niños aprenden a comer de forma saludable, interactúan y socializan con el resto de sus compañeros.

¿Cuántas veces habíamos escuchado esa frase? Infinidad de conversaciones donde se hablaba sobre la comida que se sirve en los comedores escolares con idea clara que era errónea