¿Cuántas veces hemos odiado un grano, nos lo hemos maquillado y hemos tratado de esconderlo lo máximo posible? Por un día queda bien, por otro también, pero ese grano no desaparece y cada vez hay más, después se convierte en una marca roja que también estamos en la obligación de tapar. Filtro por aquí, filtro por allá. Hasta que caes en la cuenta que es más que un grano o una marca, que no puedes salir de casa sin taparte o disimularlo, que te da vergüenza mirarte al espejo porque te duele la imagen que ves… ¿A quién no le ha pasado? 

Y más en la actualidad y las redes sociales. Instagram, ese rey de la superficialidad, donde los usuarios publican fotos de ensueño, vidas perfectas, cutis lisos, brillantes y jugosos. ¿Qué sucedería si esa misma red social muestra un movimiento contrario? Un movimiento que aboga una mejor aceptación de tu piel y tus “defectos”. 

El Acné Positivity es el nombre que recibe la actividad que encabeza la publicación de fotos honestas, sin retoques, donde se muestra el acné sin vergüenza ni miedo. Un movimiento donde no hay cabida para el tabú acneico ni para los mitos que la sociedad ha implantado sobre él. Con un único objetivo: aceptarse cada uno como es.

Beatriz Ruiz (@masbearzt), una joven madrileña, se ha convertido en toda una referente del #AcnéPositivity en sus redes sociales. Y aunque a ella le parezca raro escuchar que es una “influercer del acné”, con miles de seguidores, intenta transmitir su caso de manera natural y visible, logrando que ese estigma poco a poco vaya desapareciendo.

Y ya sea acné persistente desde la adolescencia, acné tardío o recaída, este problema en la piel sigue siendo tabú. Y sigue causando estragos en la autoestima de quiénes lo padecen.

Bea lleva por bandera una iniciativa valiente, inspiradora y sincera que está revolucionando poco a poco los estándares de belleza. De esa manera, se anima tanto a mujeres como hombres a aceptarse a sí mismos en lugar de tratar, por todos los métodos posibles, de ocultar sus imperfecciones. Porque famosos, influencers y absolutamente todos tenemos pequeñas o grandes imperfecciones en un nuestra piel y es NORMAL.

Pregunta: ¿Cómo definirías el “Acné positivity?

Respuesta: El acné positivity yo diría que es el movimiento para normalizar en la sociedad el acné, no en sí para hacer ver que no necesita tratamiento o atención, sino para mostrar que sí, es un problema, pero que no por tener algo en la cara como son granos, del tipo que sean, se es menos atractivo, menos persona, o menos normal.

El acné al fin y al cabo es un síntoma de que en el cuerpo algo no está del todo bien, ya sea hormonal, alimentación, higiene, etc, pero bastante duro es sufrirlo, tratarlo, y encontrarle la causa, como para añadirle el problema que hay en la sociedad a la hora de normalizarlo.

P: ¿Qué aporta este movimiento a la sociedad?

R: Este movimiento aporta el hecho de que las personas que lo padecemos tengamos menos complejos, que no estemos preocupados por si alguien nos está mirando los granos en vez de a nosotros cuando hablamos, o por la calle, por ejemplo. Este y muchos otros movimientos ayudan mucho en el momento en el que vivimos llenos de filtros; aporta naturalidad, aceptación y autoestima.

P: Tu caso es un claro ejemplo en redes sociales, ¿Cómo te introdujiste en él?

R: La verdad es que no sabría ni explicar cómo… Hace dos años empecé a informarme acerca de las anticonceptivas hormonales, de ahí me fui enterando de qué influye en el acné y cómo mejorarlo, y un día me dio por hablar de ello en youtube… ahora ese video tiene casi medio millón de visitas, he hecho muchísimos más desde entonces acerca del tema, y muchísima gente me fue escribiendo, preguntándome por mi experiencia, contándome la suya, preguntando por productos, comidas…

Y entonces llegó el confinamiento, que coincidió con que yo tenía el acné bastante mal así que decidí ir contando a lo largo de todos los meses lo que iba usando, comiendo, rutinas, etc, y de ahí decidí que podía ayudar más aún si creaba una cuenta exclusivamente dedicada a esto, a ayudar a la gente con todo lo que yo iba aprendiendo, porque al fin y al cabo todo lo que yo he aprendido es gracias a gente como yo que compartía sus conocimientos.

P: A nivel personal, ¿Qué te ha a aportado anímicamente esta aceptación?

R: A mí personalmente, y trágicamente es algo raro, nunca me ha acomplejado mi acné, y eso que llevó con él desde los 8 años aproximadamente y voy a cumplir 23… son 14 años con ello y nunca he estado acomplejada. Sí que he tenido días buenos y días malos, incluso ahora precisamente llevo una racha un poco “perdida”, pero gracias a que está cada vez más normalizado, me siento cómoda saliendo a la calle sin maquillaje, sin tapar nada, subir fotos sin ningún tipo de filtro, y así conseguir poco a poco que caras como la mía, no se vean como algo raro o algo que no se deba mostrar porque “no es bonito”.

P: Es muy duro cuando algo natural, como es el acné, llega a pasar de ser un reflejo superficial para convertirse en un problema psicológico, ¿Crees que las personas que lo sufren lo pasan tan mal por lo estigmatizado que está?

R: La verdad es que sí. Casi todos los días recibo el mensaje de alguien, sobre todo chicas, que me dicen que son incapaces de salir sin maquillarse, que han llegado a cancelar planes con amigos por estar pasando por una mala etapa de acné, algunas incluso me han dicho que nunca han llegado a estar con sus parejas sin maquillaje…

Me da muchísima pena porque significa que hay miedo por el qué dirán estos amigos, parejas, conocidos… por cuál será su reacción, por cómo les van a mirar sin nada en la piel…Y yo creo que esto de pensar “qué dirán” influye a su vez en el propio autoestima y en la capacidad de querernos a nosotros mismos

P: Poco a poco esas redes sociales que intentan mostrar todo lo perfecto van evolucionando y mostrando la realidad, ¿Piensas que eso ayuda a que las personas más jóvenes vean normal, como es, el acné y pase de ser algo tabú a una realidad mediática?

R: Sin duda. Ahora mismo en la televisión, series, programas, revistas, anuncios, etc no se ven pieles acnéicas, por lo que la única manera de ver pieles reales, sin filtros, es a través de las redes sociales, así que se podría decir que, bueno, aunque hay mucho Photoshop y retoque, es una gran plataforma para mostrar la realidad, mostrar lo que uno mismo quiere enseñar, sin ningún control por parte de la sociedad

P: Eres una de las referentes españolas que trabaja día a día en este movimiento, ¿Cómo lo ves a través de tus ojos?, ¿Piensas que la sociedad necesita más visibilidad en el aspecto de referentes?, ¿Cómo crees que estás ayudando?

R: Me gustaría pensar que estoy ayudando mostrando naturalidad, pero también compartiendo conocimientos, por pocos que sean, y experiencia propia; no que se tenga que seguir mis pasos tal cual en lo que hago o no hago, pero bueno, por tonto que parezca un consejo, lo mismo es algo que no has probado y puede ayudar.

Aún se me hace raro pensar que soy una “influencer” del acné por así decirlo, pero me hace sentirme agradecida de tenerlo, porque he ayudado a muchísimas personas, y espero poder seguir ayudando cada día. Desde luego me encantaría que hubiese más personas como yo, con la misma o incluso más naturalidad, porque hay demasiado trabajo aún por hacer, muchísimas más personas a las que llegar.

Me da mucha rabia cuando veo grandes influencers con pieles “problemáticas” usando filtros y no hablando del tema; entiendo que pueden tener problemas personales con el tema, pero me gustaría que viesen que tienen la oportunidad de ayudar a mucha gente respecto al tema del acné.

P: Realmente, en muy poco tiempo hemos visto una evolución muy grande, ¿Qué se siente al formar parte de esta evolución?

La verdad es que incluso me siento agradecida de tener acné, es como que me hace ver que lo tengo precisamente para esto. Lo veo como la oportunidad de tener esta herramienta para poner mi granito de arena en la sociedad, aunque me sigan 100, 500 o 1000 personas, ya son muchas a las que se le está mostrando que las pieles no son perfectas ni tienen que serlo, y que el acné es un problema, pero que no por ello somos menos atractivos ni más sucios, y que se puede mejorar con paciencia.

P: Aunque se ha avanzado mucho, ¿Qué crees que falta aún por hacer?

R: Trágicamente aún queda mucho por hacer, mucho que normalizar, y mucho que enseñar y aprender del tema. No solo en el sentido de enseñar pieles reales, sino también de que se nos den más opciones, que no se menosprecie tampoco este problema, y se nos enseñe a saber qué influye, cómo mejorarlo y cómo, muchas veces, lo empeoramos sin darnos cuenta.

P: ¿Tuviste algún referente antes de lanzarte a convertirte tú misma en una?

R: Creo que no he llegado a tener ningún referente respecto al acné positivity, pero sí que muchas personas, sobre todo influencers de salud por así decirlo, me han servido como referente para investigar y seguir aprendiendo, y así poder compartir más conocimiento. Aunque ahora que estoy más dentro de este movimiento, sigo a muchísimas cuentas que se dedican a compartir sus pieles tal y cómo son, y a normalizarlo al máximo, poniendo ellas mismas su granito de arena.

P: ¿Qué consejo le darías a esas personas que aún continúan sintiendo estragos en su autoestima a causa del acné?

R: Le diría que el hecho de que sea un problema no implica que no puedas vivir una vida normal, que no puedas salir a la calle como quieras o incluso hacerte fotos sin retoques; sino que, al ser un problema, necesita solución y se necesita saber por qué se está pasando por ello.

Porque de verdad que una vez que comprendes por qué lo tienes, se acepta muchísimo mejor. Ya sea por un problema hormonal, porque se sea intolerante al gluten, que te afecten los lácteos, que quizás necesites cambiar de limpiador, que necesitas controlar tu estrés, que tienes que dejar de comer ultraprocesados y comida azucarada, o simplemente que por genética estás predispuesto por algún síndrome como puede ser el SAHA.

«Es un problema y por ello tiene un porqué y una solución, aunque cueste encontrarla, pero con paciencia se va consiguiendo poco a poco»

P: Y, por último, ¿Qué consejo te hubiera gustado recibir a ti cuando lo sentías de esa manera?

R: Me habría encantado que me dijesen que no me conformase, que buscase el por qué y que me cuidase, que al fin y al cabo somos lo que comemos y lo que le hacemos a nuestro cuerpo, y hay que quererlo, porque nos da literalmente la capacidad de seguir viviendo y disfrutando, porque no merece la pena perder el tiempo pensando en lo que tenemos o dejamos de tener en la cara 😊

Es reconfortante saber que los consejos importantes pueden estar disponibles con un simple clic, si sabemos dónde y a quién buscar. Esta posición, como la de Bea, ha inspirado a muchas personas dentro de las redes sociales, ya que el hashtag #acnepositivity ya tiene más de 188 mil publicaciones y cada vez son más las que aceptan que más que un problema de la piel, el acné una parte ya que las identifica y vuelve únicas y especiales.