Por cuestiones de salud, ambientales o de rechazo al sufrimiento animal, cada vez más son más las personas que se suman a seguir una alimentación vegetariana o vegana. Y ya no es solo cuestión de cambiar la comida que pones en tu plato cada día, sino que es un estilo de vida, una filosofía. Los valores éticos del veganismo tratan de eliminar de su día a día cualquier producto que provenga de origen animal, incluyendo los productos cosméticos que testan con animales o la ropa que esté hecha con lana, seda o cuero.

De hecho, España está entre los 10 países más vegetarianos del mundo, ya que alrededor de un 10% de los españoles (3,8 millones de personas) lleva una alimentación principalmente vegetal, según la consultora Lantern. La realidad es que el crecimiento de la filosofía veggie es real, también en las familias que tienen hijos. ¿Y qué ocurre con los niños que no comen carne? ¿Afecta en algo a su crecimiento o desarrollo? La respuesta es no. Los niños pueden seguir una dieta vegetariana o vegana tanto como cualquier otra persona, siempre que estén bien planificadas.

«Los niños pueden seguir una dieta vegetariana o vegana siempre que esta esté bien planificada»

Paula Ruiz, @nutricionistadecine

Así lo expresa Paula Ruiz, Doctoranda en nutrición materno-infantil y @nutricionistadecine en Instagram: «No se ha demostrado que una dieta vegetariana, incluso vegana, bien planificada provoque problemas de crecimiento y desarrollo en bebés y niñ@s». Y la realidad es esta, a pesar de los grandes mitos que existan alrededor de este tipo de alimentación.


El desconocimiento, sumado a la desinformación que encontramos en muchos sectores, provoca que existan datos o frases que, a pesar de ser erróneas, están muy implantadas en el pensamiento colectivo. Algunos de los grandes mitos que existen entorno al vegetarianismo pueden ser:

-“Dejar de comer carne te hace perder capacidades intelectuales”

-“Las personas veganas tienen menos fuerza física y no pueden hacer ejercicio”

-“Las dietas vegetarianas hace que las personas se enfermen con mayor frecuencia”

-«Preparar dietas vegetarianas o veganas requiere tiempo y sale caro»

«Efectivamente, es desconocimiento sumando a la desinformación existente en las redes sociales, entre otros. Las personas vegetarianas o veganas se siguen enfrentando a estigmas por parte de la sociedad, como cualquier otra minoría…«, expresa Paula.

La realidad es que cualquier tipo de alimentación puede ser nociva para la salud si está mal planificada. De hecho, añade la nutricionista: «Un beneficio que estoy viendo mucho en mi consulta online es que generalmente llevan una alimentación mucho más variada y saludable, comparando con la alimentación de niñ@s omnívoros de occidente».

«Un beneficio es que los hijos de las familias que tienen este tipo de dieta llevan una alimentación mucho más variada y saludable»

Paula Ruiz, @nutricionistadecine

Pregunta: ¿Y qué ocurre con la vitamina B12?

Respuesta: Es necesario suplementar con vitamina B12, ya que no está presente en ningún alimento vegetal de forma activa. Las familias vegs deben conseguir la B12 mediante un suplemento, mediante unas dosis y una administración concretas, según la edad. Sin embargo, el hierro se puede potenciar mediante la toma de alimentos vegetales ricos en hierro + alimentos ricos en vitamina C en la misma toma. Se encuentra en legumbres, frutos secos, hortalizas de hoja verde (¿recuerdas lo que comía Popeye para estar fuerte fuerte? 😉) entre otros, por lo que no es necesario suplementarlo, basta con planificar bien la alimentación.

Por tanto, la clave para los jóvenes que se inician en adoptar una vida vegetariana o vegana es planificar bien su dieta. Ni afecta en su desarrollo, ni en su bienestar, ni tendrán mayor riesgo a sufrir enfermedades, ni una capacidad intelectual más baja. Solo tendrán un estilo de vida más respetuoso con el medio ambiente y con los animales.