¿Cuántas mujeres conocemos que toman pastillas anticonceptivas?, y, ¿Para cuántos tipos de problemas son?

La falta de investigación en el sistema hormonal femenino produce que haya escasez en la diversidad de tratamientos para hacer frente a múltiples problemas. Las pastillas anticonceptivas se muestran como esa “solución” ante la mayoría de ellos y la sociedad no es consciente de lo que pueden llegar a producir y a afectar al organismo.

Para que nos cuente todo lo que ese hecho conlleva, hemos entrevistado a Marta Escolano (@martaescolano.healthcoach), Health Coach que trata a mujeres con Síndrome de Ovario Poliquístico y desequilibrios hormonales.

Para Marta este hecho es algo personal pues, como explica en su propia en su propia página web, https://martaescolano.com, desde muy joven experimentó reglas muy dolorosas, acné y cambios de humor, hasta que fue diagnosticada con SOP, como muchas otras chicas.

Pregunta: Como profesional, ¿Cuál es tu opinión sobre las píldoras anticonceptivas?

Respuesta: Creo que la píldora anticonceptiva llegó como un método anticonceptivo eficaz y revolucionario en su momento. El problema es que la principal función de la píldora anticonceptiva que es la de método anticonceptivo parece que actualmente se ha puesto en segundo plano y ahora se utiliza mayoritariamente en mujeres de todas las edades como intento de “solucionar” problemas del ciclo menstrual.

P: ¿Crees que podría denominarse la “solución fácil” a esos handicaps hormonales?, ¿Por qué?

R: Es la “solución fácil” para los ginecólogos, ya que les permite dar una solución temporal genérica a cualquier problema relacionado con el ciclo menstrual sin necesidad de investigar en los problemas de salud de las mujeres. Realmente si vemos qué ocurre cuando tomamos la píldora anticonceptiva, observamos que en realidad no está solucionando el problema en cuestión, sino que está actuando como parche que enmascara los síntomas que antes eran evidentes (ciclo irregular, acné, menstrua- ciones dolorosas, sop, anemorrea, etc). ¡No está trabajando en las causas de dichos problemas! La pildora anticonceptiva suministra la misma cantidad concreta de hormonas sintéticas a diario, lo que inhibe el eje hipotálamo-hipófisis-gonadal, con lo que la mujer no sólo deja de ovular, sino que deja de producir sus beneficiosas hormonas que nada tienen que ver con la versión química de la píldora.

P: ¿Piensas que hay diversas alternativas a estas pastillas para solucionar algunos problemas hormonales?

R: La píldora anticonceptiva está desafortunadamente recetada en exceso y por problemas del ciclo menstrual que tendrían una solución REAL con cambios en la alimentación y hábitos de vida, incluso suplementando con complementos naturales que no tienen el efecto dañino que produce la toma de anticonceptivos orales a largo plazo. El SOP, el dolor menstrual, la amenorrea, etc, son solamente el reflejo de problemas de salud mucho más allá del ciclo menstrual y que debemos de solucionar preguntándonos ¿qué ha causado esto en primer lugar?. Solo trabajando desde la raíz de los problemas vamos a poder sanar y encontrar un equilibrio real.

P: Si la gente fuera consciente de todos sus efectos secundarios, ¿estaría tan normalizado su consumo como lo está?

R: En absoluto. Cuando nos la recetan con 15 años por ciclos irregulares, por ejemplo, estamos inhibiendo un ciclo menstrual aún inmaduro y sin desarrollar completamente. Esto puede causar una disrupción si se toma durante muchos años en la comunicación Cerebro-Ovarios que puede ser difícil de restaurar. Es más, en la sociedad actual, confiamos tanto en los médicos, que no nos planteamos que nos puedan recetar algo contraproducente para nuestra salud, pero en ningún momento nos están informando de las consecuencias negativas que pueden conllevar, desde alteración de la microbiota intestinal, depleción de nutrientes, inflamación sistémica, incluso problemas con la función tiroidea.

“Solo trabajando desde la raíz de los problemas vamos a poder sanar y encontrar un equilibrio real”

P: Gran parte de las mujeres han tomado, o están tomando este tratamiento, ¿Crees que se llega a abusar de su consumo?

R: Su consumo esta completamente descontrolado por desconocimiento y poco sentido de nuestra propia responsabilidad de salud, (en España pensamos que los médicos tienen la responsabilidad de mantenernos sanos pero no es así, nosotros tenemos la responsabilidad de investigar qué estamos tomando a diario durante meses y años y no conformarnos con lo que nos dice el primer señor con bata blanca) . También por supuesto, está recetado en exceso por ginecólogos que desafortunadamente no disponen ni del tiempo y del conocimiento de otro método para ayudar a sus pacientes, nos olvidamos que en la carrera de medicina, aunque es una formación que ayuda a salvar vidas, lo que se enseña es a diagnosticar y a tratar los síntomas con fármacos, no a tratarlos con un enfoque holístico desde la raíz.

P: ¿Qué es exactamente el Síndrome de Ovario Poliquístico?, ¿Cuáles son sus síntomas?

R: SOP es una condición metabólico-ginecológica multifactorial muy común, se estima que afecta hasta el 20% de mujeres en edad reproductiva y se observa una sintomatología variada: menstruaciones irregulares o ausentes, síntomas relacionados con el exceso de andrógenos como: acné, alopecia androgénica o exceso de vello facial y/o corporal, infertilidad y exceso de peso son los principales.

P: Muchos profesionales están a favor de su tratamiento al margen de esas píldoras, ¿También compartes esa opinión?

R: Por supuesto, SOP es una condición multifactorial, donde múltiples variables y aristas afectan a su desarrollo como mala alimentación, estrés, sedentarismo, mala salud intestinal, toxinas medioam- bientales, mala higiene del sueño, etc
Solo si trabajamos en todos estos factores a través de la modificación de hábitos de vida vamos a conseguir controlar sus síntomas, promover un ciclo menstrual saludable y mantener la condición en remisión. La píldora anticonceptiva nunca podrá solucionar los problemas de raíz, sino que se- guirán sucediendo detrás del telón… Dicho esto, es cierto que hay condiciones complicadas y difíciles de manejar de manera natural como ciertos grados más severos de endometriosis, en estos casos si seria partidaria del uso de los anticonceptivos orales, para mejorar la calidad de vida de la mujer.

“La píldora anticonceptiva nunca podrá solucionar los problemas de raíz”

P: La nutrición es una de las base de la salud, ¿Cómo influye esta en nuestro sistema hormonal?

R: La nutrición influye muchísimo en el equilibrio hormonal y una alimentación adecuada e individualizada debe ser uno de los pilares principales de cualquier tratamiento natural que tenga como objetivo la regulación hormonal. Necesitamos disponer de ciertos nutrientes para producir hormonas y que el ciclo menstrual funcione correctamente, así mismo, si llevamos una alimentación pro-inflamatoria y mal balanceada puede afectar de manera negativa a la comunicación entre cerebro y el resto de glándulas endocrinas (ovarios, tiroides y glándulas suprarrenales), y dañar la calidad de las células, creando resistencia a la insulina y una cascada de consecuencias en nuestro metabolismo. Bajo mi punto de vista todo plan nutricional para una buena salud intestinal debe incluir al menos 3 criterios fundamentales: ser antiinflamatorio, de alta densidad nutricional y que mantenga los niveles de glucosa en sangre equilibrados.

Sabiendo lo que conlleva su consumo y el por qué de su abuso, la verdadera solución para su disminución sería la inversión, investigación y diversidad de tratamientos. Pero, hasta que eso llegue a ser posible y, como ha destacado Marta, primero habrá que llegar a la raíz de todo para poder hacer frente al verdadero problema.