Playa, piscina, sol y mucho calor son algunas de las razones que hacen que en verano la gente vista con muy poca ropa. Este desprendimiento de mangas largas o pantalones hasta los tobillos hace que se deje a la vista partes del cuerpo ocultas hasta el momento y que solo se enseñen en esta época del año. Hombres y mujeres de todo el mundo se pasean en traje de baño por las playas más concurridas y se acostumbra a ver a los hombres adultos con pelos en las piernas, axilas, pecho y cara, pero ¿Qué pasa si es una mujer CIS la que enseña eso? ¿Sería motivo de cuchicheos, miradas o burlas?

Una historia parecida es la que tuvo que sufrir Ana (@poulainne), una influencer valenciana que contó en sus redes sociales que llevaba un año sin depilarse las piernas. Las críticas que recibió la dejaron muy sorprendida pues mucha gente relacionó sus piernas con poca higiene y poca feminidad. La historia de Ana se hizo muy viral y las declaraciones que hizo muy aplaudidas. Entre muchas otras cosas, destacó esta frase: “Depilaos si queréis, no lo hagáis si no queréis, pero no presionéis ni coaccionéis a nadie para hacerlo, los pelos son salud, son vida, son amor y aunque os cueste creerlo a muchos, sí, también son higiénicos. La higiene te la da el jabón, no la cuchilla, ceras o cremas. Sed felices, calvas o peludas”.

Hilo de Twitter donde Ana subió las críticas que tuvo por no depilarse

Aunque mucha gente la apoyó y le mandó mensajes de ánimo, es importante focalizar la cantidad de críticas que tuvo el hecho de que una mujer no se depilara. No solo críticas masculinas, pues las propias mujeres son las que han estigmatizado su propio vello. “La depilación está directamente relacionada con la feminidad. No creo que todxs lxs que nos depilamos lo hagamos por aceptación masculina, pero obviamente es una de las razones para muchxs.” Afirma Sofía Zaragoza (@soycloto), una Influencer valenciana que mediante sus dibujos y viñetas denuncia situaciones sociales y empodera muchos aspectos de la vida cotidiana.

El auge de las redes sociales ha hecho que historias como esta llegue a un gran público de personas y que personas con gran relevancia social, como en este caso Sofía, decidan posicionarse frente a situaciones que encuentran injustas. Sofía no es la única que utiliza sus dibujos como arma social. Cuentas como la de Raquel Córcoles (@modernadepueblo) o Flavia Álvarez (@flavitabanana) utilizan el humor, la ironía y las viñetas para lanzar un mensaje que consideran imprescindible a su gran número de seguidores.

“Estoy muy de acuerdo con eso de que “lo personal es político” y mis ilustraciones son muy personales. Al final, hablar de lo que creemos sano y justo a través de nuestro arte es otra manera de denunciar lo que creemos que nos hace daño como individuos y como sociedad.” Insiste Sofía Zaragoza.

Pese a estos mensajes de normalidad y apoyo frente a las mujeres que deciden no depilarse, siguen existiendo muchos tabúes acerca de la depilación femenina ¿Cuántas veces las mujeres han llegado tarde a un plan porque tenían que pasarse la cuchilla, una banda de cera o las pinzas? ¿Cuántas veces, las mujeres, han utilizado una prenda que daba más calor por el simple hecho de que tapaba la parte con pelos de su cuerpo? Estas situaciones incompatibles en la rutina masculina, es lo que estas influencers reivindican.

“Crecemos creyendo que si no nos amoldamos a los roles y expresiones de género que se nos imponen estamos haciendo algo mal, porque se nos castiga por ello” Afirma Sofía Zaragoza, a la vez que declara que rechazar pelos en los cuerpos femeninos es porque se asocia este a una masculinidad que no tiene que corresponder a las mujeres.

Aunque parece una situación fácil la de dejar de pasarse la cuchilla en la ducha o dejar de acudir a un centro de estética a depilarse, la realidad es muy distinta. El qué dirán, los posibles comentarios y la propia imagen distorsionada de cuerpos perfectamente lisos y si vello con las que crecen la mayoría de las niñas son motivos más que suficientes para que muchas ni se lo planteen. “Yo personalmente empecé a dejar crecer mi vello hace varios años y desde entonces cada vez que me he depilado ha sido porque he sentido que quería sentirme más femenina.” Reconoce la humorista gráfica.

Aunque desde pequeña le ha gustado el arte, fue en su etapa universitaria cuando Sofía Zaragoza empezó a hacer públicas sus viñetas y dibujos. Hace dos años que sus ilustraciones tienen una gran presencia en redes sociales y desde ellas manda mensajes personales y que puedan hacer el mundo un mejor lugar. “Trato siempre temas que me tocan directamente en el momento en que me pongo a dibujar.” Cuenta.

Personas como ella son las animan a la población femenina a desprenderse, poco a poco, de todos los tabúes a los que de manera imperceptible todavía se tienen que enfrentar. La depilación es uno de ellos, de los que cuesta y los que están arraigados en la cultura. Una cultura que solo cambiará si hacemos visible lo normal, como el vello. Entender que una pierna con pelos es igual sea masculina o femenina es algo que se puede conseguir. Durante el proceso, viñetas como las de Sofía acompañan y hacen ameno un cambio largo y arduo.