Una marca en el cuerpo significa una historia personal, un momento del pasado que se queda marcado para siempre en la piel. La constante conectividad y el bombardeo en redes sociales de cuerpos perfectos, lisos y sin marcas ha hecho que mucha gente rechace sus propias imperfecciones y considere las cicatrices de su cuerpo algo que hay que eliminar o disimular.

La llegada del verano y la exposición del cuerpo con menos ropa que de normal hace que este complejo aumente y que mucha gente decida no enseñar algo que es totalmente normal: las cicatrices. Para hablar de esto nos hemos tomado un café con Graciela (@burn_thisway) una Influencer mejicana que con 24 años ha conseguido tener una pequeña comunidad de seguidores con los que defender el body positive en todas sus versiones. Graciela muestra en redes las cicatrices de parte de su cuerpo quemado y, con mucho cariño, nos cuenta su historia:

Pregunta: ¿En qué momento empezaste a ser activista en redes sociales publicando tus cicatrices y por qué?

Respuesta: Hace dos años tenía un amigo que me pidió le ayudara con un proyecto en sus redes, constó en tomarme fotos mostrando mi cicatriz y contando mi historia en su cuenta. Era la primera vez que yo mostraba mi piel quemada en una cámara. En cuanto publicaron mis fotos, mi teléfono comenzó a llenarse de notificaciones. Muchas gente me estaba comenzando a seguir y a enviar mensajes muy lindos sobre mi cicatriz, admiraban mi valor y fortaleza por inspirar a abrazar sus cuerpos no normativos. Para entonces mi cuenta era un perfil totalmente personal donde sólo publicaba fotos casuales de salidas, comida y no había nada que resaltará ser una cuenta de body posivite. En ese momento supe que llegaba la oportunidad de resignificar mi cicatriz, hacer las paces conmigo misma y ser el ejemplo que siempre busqué de niña cuando me quemé y no encontraba a nadie que me hiciera sentir reflejada.

P: En tu Instagram vemos fotos de todo tipo enseñando las cicatrices, ¿te ha costado mucho tiempo aceptarte?

R: Muchísimo. Tenía 10 años cuando tuve el accidente. El resto de mi infancia, la adolescencia y el comienzo de mi vida adulta se resumen en constantes cambios de autoestima. Nunca estaba cómoda con mi reflejo, con mi firma de ser y con mi aspecto físico. Consideraba que no merecía amor ni aceptación de nadie por estar quemada y por no encajar en los estereotipos de belleza.

P: ¿Hay veces que no has subido alguna foto determinada porque se veía mucho la cicatriz o te has puesto piezas de ropa que las tapara porque te generaba inseguridades que se vieran?

R: Sí, toda mi vida después del accidente hasta los 22 años. Odiaba estar quemada y evitaba a toda costa que se mirara la cicatriz. Al principio usaba ropa 100% algodón porque la herida de la quemadura era muy delicada y hasta mi adolescencia usé mucha ropa holgada y de algodón porque mi piel aún no toleraba otras telas. Aún no tolero muchas telas pero no me gusta estar peleada con la ropa y la adapto siempre a mi comodidad para poco a poco, tolerar la prenda.

P: ¿Has necesitado ayuda psicológica para conseguir aceptarte?

R: Sí, creo que todos necesitamos de terapia cuando bruscamente cambia nuestro estilo de vida

P:  ¿Crees, entonces, que acudir a terapia es una buena forma de empezar a aceptar nuestras imperfecciones?

R: Por supuesto, también creo que podemos comenzar a consumir contenido inclusivo y amigable con nuestra salud mental. Todo se ha vuelto tan digital que tenemos el poder de decidir qué queremos ver en nuestras redes sociales y qué no.

P: ¿Crees que las marcas de ropa, maquillaje, joyería… etc son suficientemente inclusivas con las modelos? ¿o deberían mostrar con más frecuencia todo tipo de pieles?

R: ¡Sí! ¡Claro que sí! Muy pocas son las que están renovando su mercado y audiencia. Principalmente por vender, no por ser realmente inclusivas pero por algo se empieza. Espero pronto ver más cuerpos quemados en portadas de revistas, modelando ropa, lencería. Nuestras cicatrices no son feas. Son muy lindas y nos hacen úniques.

P: ¿Qué cambio debería dar la sociedad para que cuentas como la tuya no se vean como algo exclusivo?

R: Visibilizar e incluir con verdad a los cuerpos no normativos. No deberíamos tener etiqueta pues todos los cuerpos son diferentes, hasta los que parecen normativos. Cada cuerpo es una historia y cada unx de nosotrxs tiene una belleza única. Creo que la mejor forma para lograrlo es creando comunidades desde nuestras redes. Así empecé yo, y me ha funcionado. Quizá podamos seguir buscando y creando esas redes de apoyo para conectar con quienes se aíslan y temen de sus inseguridades para motivarles y ayudarles a brillar.

P: Por último queremos saber qué le dirías a una persona que no va a ir a la playa, piscina por no ponerse un bikini y que se le vean sus cicatrices

R: Qué no permita que sus miedos e inseguridades le prohíban tomar decisiones lindas, divertirse, amar y disfrutar. Además esas cicatrices deben presumirse, debes lucir eso que te hace diferente. Y qué mejor que en un bikini coqueto.